Proyecto

La Fundación Lucha contra el Sida y el Hospital Carmelo de Chokwé, en Mozambique, han puesto en marcha el programa Phambene, que significa “adelante” en la lengua local shangana, para combatir, a largo plazo, la epidemia de VIH en África.

La relación entre las dos organizaciones viene de lejos. Desde 2014, el equipo de la Fundación ayuda al personal sanitario del Hospital Carmelo a resolver, desde la distancia, algunos casos clínicos complicados.

Ahora ambas entidades empiezan una nueva etapa de la relación, en la que desarrollarán proyectos científicos de manera conjunta. Los primeros estudios irán dirigidos a mejorar la salud de las personas que viven con el VIH.

Actualmente, en Mozambique la carga viral de los pacientes sólo se analiza una vez al año y se cambia de tratamiento si la persona tiene más de 1.000 copias de virus por cada mililitro de sangre. Este protocolo es muy distinto al que se sigue en occidente, donde las revisiones son cada seis meses y el umbral está situado en las 200 copias.

Las diferencias se deben a motivos económicos, pero tardar tanto en hacer el cambio de tratamiento puede favorecer la aparición de resistencias a los antirretrovirales. Pasar de una medicación básica a una de más compleja triplica el precio por paciente, por lo que habitualmente no se cambia el tratamiento hasta estar seguros de que es necesario. Eso significa que, por ahorrar dinero, se podría estar consiguiendo el efecto contrario ya que, cuando aparecen las resistencias, el problema es mucho más grave.

Por este motivo, la Fundación Lucha contra el Sida y el Hospital Carmelo inician en 2019 un estudio con 500 pacientes y comparando diferentes estrategias de seguimiento. El estudio durará tres años para así poder ver los efectos a largo plazo de cada una de ellas. Los resultados tienen potencial para afectar las recomendaciones en África subsahariana de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con quién la Fundación colabora estrechamente, y, por lo tanto, impactar la salud y la economía global.